Final del trayecto…

28 de septiembre de 2014, último día de nuestro corto pero intenso viaje por Marruecos. Toca madrugar porque tenemos que viajar desde el valle de Ourika (cerca de Marrakech) hasta Algeciras.
Salimos a las 8 de la mañana y nos metemos en otro mundo al pasar por Marrakech. Ciudad moderna, muy turística, muy cuidada y donde hay discotecas de gran renombre. En Marrakech hasta vimos a mujeres conducir moticicletas!

Casablanca nos esperaba a dos horas de Marrakech. Es un tramo de autopista de peaje bastante bueno y se llega muy bien. Desgraciadanente no paramos en ninguna de estas ciudades (así que tendremos que volver).

Paramos a comer en una zona comercial cerca de Casablanca (Mohamedia) y nos fuimos a un Mc Donalds!! Después de tanto Cuscús, Tajin, carnes y especias variopintas, la hamburguesa nos sentó genial.

Continuamos en el bus pasando por Rabat (también de largo) y paramos en la ciudad de Asilah, en la costa Atlántica, donde podimos disfrutar de unas vistas al mar, el último te marroquí y una puesta de sol de película.

DSC_5758.JPG

DSC_5723.JPG

A Tanger llegamos bastante prontito porque nuestro ferry salía a las 12 de la noche. Nos despedimos de Africa: este es el principio de una hermosa amistad!

Hasta pronto, Marruecos!

IMG_1143.JPG

Cruzando el Atlas

27 de Septiembre. El cuerpo arrastra el agotamiento y la pena por el final del viaje…, pero seguimos adelante, aprovechando cada minuto.

Hoy visitamos Aït-Ben Haddou, donde se encuentra la más impresionante Kashbah del sur, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

IMG_0416.JPG

Seguro que si ponéis atención la reconoceréis de haberla visto en alguna película (Gladiador, Lawrence de Arabia…) o serie (Juego de Tronos…). Y es que mires desde donde la mires, es un lugar de ensueño… Esas callejuelas, el color de sus paredes y el ambiente que la rodea te hacen pensar que estás en otra época.

IMG_0417.JPG

Hubiera sido un subidón cruzarse por allí a Russell Crowe! 😉

En la parte más alta había un torreón donde parecía que estaban haciendo trabajos de restauración, pero sólo lo parecía… En realidad estaban “ampliándolo” para una nueva producción cinematográfica… Ya se sabe…, en el cine, (casi) todo es mentira…

IMG_0418.JPG

Abandonamos el lugar y marchamos hacia el Valle de Ourika, comenzando nuestra travesía por el Atlas…

IMG_0424.JPG

Más imágenes impresionantes que guardar en la retina…
Bsins,
RoChi

La garganta del Dades

26 de septiembre de 2014

Todavia no os hemos contado que de todo el grupo nos hemos puesto malos todos menos dos (y solo una Tiki). Es un viaje que merece el patrocinio de fortasec en toda regla. Todavia no sabenos de qué y cada uno le echa la culpa a cosas diferentes: que si el te, el tajin, el cuscús, las sopas… Sea como fuere ayer hicimos caso a uno de nuestros guías y nos tomamos dos cucharadas de comino para mejorar el mal de vientre. La cosa en si esta algo asquerosita, pero ha hecho su efecto!!

Curiosidad para los que no lo sepan: en Marruecos se hablan varios idiomas: el árabe (con varios dialectos), el bereber y el frances (que sepamos). Nosotros viajamos con guias bereberes y muchos hoteles donde hemos estado y restaurantes donde hemos comido son bereberes. Se apoyan mucho entre ellos. Nuestros guias siempre estan hablando por teléfono para arreglar todo tipo de preguntas nuestras o para buscarnos un buen restaurante. Aqui en Marruecos en principio “todos son amigos, menos la policia” (estos son corruptos y muchas veces los controles policiales son una trampa para sacar dinero). La gente se ayuda mucho mutuamente y a mi personalmente me parece una cosa muy loable. Me recuerda un poco al sistema Amish que ya vimos en nuestro blog de viajes a Estados Unidos.

Otro punto del que se puede hablar es de la extrema presencia masculina del país (por lo menos cara al “público”): en las calles se ven tanto hombres como mujeres pero las mujeres llevan en su mayoría velo o casi-burka y no son tan numerosas como ellos. En los bares marroquíes no he visto una mujer todavia y ya hemos pasado por muchos de largo con el autobús. Los hombres te miran como si no hubieran visto una mujer en años (son mucho más directos que los europeos y muchos no se cortan en mirarte).

Las mujeres se cortan mucho cuando ven aparecer a un grupo de 13 fotógrafos con tanta cámara y muchas se tapan para que no les hagamos fotos. Alguna que otra acepta (en algunos lugares a cambio de un regalito o de algún que otro dinar). Nosotras tenemos una ventaja porque podemos engatusarlas más para hacer la foto, pero no hay que olvidar que la creencia dice que Alá se puede llevar su alma si te hacen una foto… (El Corán ya había previsto que lo de las fotos no era bueno)

Los niños son otro punto principal en nuestro viaje: hemos visto muchos niños y niñas. El grupo con el que vamos había organizado regalitos de patrocinadores, zapatos y ropa para ellos y hemos estado repartiéndolos por todos los sitios por los que hemos pasado. Sobretodo en el sur, donde la gente tiene menos posibilidades. Los niños (sobretodo en los pueblos) llevan zapatos de plástico o van descalzos y en cuanto hacemos una parada aparecen de todas partes y te piden lo que pueden. Algunos del grupo están cansados de los niños porque son muy persistentes pero estando en su lugar, no lo seríamos todos? Si dando la vara te dan algo, por qué no intentarlo?

Hoy salimos del hotel tempranito (como casi todos los dias, alas 9-9:30) y fuimos a ver varias Kasbahs (fortaleza de adobe), después de pasar por algunos paisajes superchulos y carreteras con muchas curvas donde al parar nuestros fotógrafos sacaron sus tripodes, filtros y demás… y se hubieran tirado horas haciendo fotos si el tiempo lo hubiera permitido.

Tikitiki prefieren hacerse fotos o disfrutar regateando con los vendedores ambulantes que aparecen. Después pasamos por la garganta del Dades que quita el hipo!

DSC_4568.JPG

DSC_4589.JPG
Son muchas horas de autobús pero como es pequeño y privado, tenemos la libertad de parar donde y cuando queremos.

Mañana iremos a ver la gran Kasbah patrimonio de la humanidad…

DSC_4643.JPG

DSC_4780.JPG

Buenos días, arena del desierto

Dormir bajo las estrellas del desierto ya es impresionante… Pero levantarse a las 6 de la mañana, subir a lo alto de la duna y recibir la luz de la mañana con aquel silencio, sólo roto por los cantos de los pájaros… Eso es una experiencia única en la vida…

IMG_0403.JPG

Una vez todos nos hemos puesto en pie y hemos recogido las cosas, hemos vuelto a nuestras monturas para hacer la vuelta al albergue. Esta vez el camino ha sido más reflexivo… quizá por las agujetas que teníamos del día anterior, que nos obligaban a ir concentrados en acoplar nuestros movimientos a los del dromedario, para así minimizar el dolor…
Ya en el albergue, desayunamos y nos damos un bañito en la piscina, para ir bien fresquitas…
Nos subimos al microbús y en breve hacemos nuestra primera parada. Una kashba que fue de la familia real y que tiene como particularidad que el primer rey que vivió allí tenía muy bien organizadas a sus cuatro esposas.

IMG_0404-1.JPG

En el gran patio, hay cuatro puertas, con acceso a las dependencias separadas de cada una de ellas. Así podía recibirlas por turnos y se evitaba esos problemas de celos entre esposas. Un tipo listo!
Seguimos camino y hacemos una breve parada para ver unos antiguos pozos excavados en forma de canal y que proveían a varias familias.

IMG_0407.JPG

Finalmente, subimos de nuevo al microbús para ir a nuestro alojamiento, situado en la garganta del Dades.

IMG_0410.JPG

Es noche cerrada y la iluminación no deja ver el hotel, pero se siente la cercanía de las paredes y la caída del agua por ellas. Un lugar más de Marruecos con el que soñar.
Bsins,
RoChi

El desierto y sus estrellas

24 de septiembre de 2014, Palais des Dunes, desierto de Merzouga, Sahara.
Nos levantamos a las 7 de la mañana para meternos en la piscina del albergue y refrescarnos. Se trata de un albergue que le pertenece al guia que nos esta llevando a todos los sitios y aunque es un albergue, parece un hotelazo (eso si, de adobe, como muchas casas por esta zona). Después del desayuno nos llevaron en 4×4 por las dunas (alucinante!) a ver a un grupo de bereberes cantando y a una tienda bereber, donde Tikitiki pudieren demostrar nuevamente que son la leche regateando 🙂
Volvimos al hotel a comer y a coger fuerzas porque nos esperaban casi 8km de viaje en dromedario hasta el vivac o el campamento bereber donde ibamos a pasar la noche.
A mi me tocó el dromedario enano y salvaje que no quería que se le subiera nadie encima. Aparte es muy complicado sujetarse y hacer fotos al mismo tiempo. Yo iba la última en el grupo con el dromedario cabrón que solo queria adelantar al de Tikirochi y cuando estabamos llegando al vivac e hicimos una pequeña parada para “aparcar”, mi bicho dijo: “a tomar por culo con la pesada esta enana” y se arrodilló de repente y me tiró al suelo. Gracias a Alá que no pasó nada porque tengo un trasero con mucho aguante pero me dio un sustito!
Hicimos algunas fotos nocturnas de dunas y estrellas pero claro, yo sin tripode y sin experiencia en paisajes no pude hacer las birguerías de algunos.
Despues de cenar comenzó la “fiesta bereber” donde tocaron los tambores (nosotras lo intentamos) y bailamos hasta bien entrada la noche.
Tikitiki durmieron a la luz de las estrellas porque el tiempo lo permitó y guardaron en su memoria esta experiencia para siempre.

DSC_4139.JPG

DSC_3962.JPG

DSC_0381.JPG

DSC_3805.JPG

DSC_3919.JPG

Lluvia en el desierto

Hemos comenzado el día con un desayuno fuerte para una dura jornada. Por fin hemos puesto dirección al desierto… En el camino hemos ido viendo aparecer palmeras que nos iban indicando las cercanía de oasis y pequeñas casas de adobe que conforman las famosas kashbas.
Las vistas se hacían cada vez más impresionantes y como frikis fotógrafos hemos hecho varios altos en el camino. En una de esas paradas había una pequeño número de casas del que han salido tres pequeñuelos a los que hemos dado algunos regalitos. Y como suele pasar en estas situaciones, el efecto dominó tiene lugar y aparecen más pequeñuelos…, abuelas, abuelos y demás familiares que ven la llegada del turista como una novedad y quizá una oportunidad de obtener algún souvenir. Y nosotros como un momento para hacer fotos a porrón!
Tras algunas paradas más y una comida a la barbacoa, una gran tormenta se ha abalanzado sobre nosotros. Una de esas que no se recuerdan en mucho tiempo y que nos han dejado unas imágenes impresionantes en la retina de las cámaras.
El agua desbordaba por las montañas e inundaba las carreteras, de manera que ha habido dos veces en las que no sabíamos sí podríamos cruzar el camino. Los coches formaban caravana entretanto algunos se atrevían a cruzar aquellos ríos improvisados.
En uno de esos pasos, el peor, un autobús ha empezado a cruzar y… le ha faltado nada para caer al río.
Por sí aquello no fuera poco, mientras esperábamos que aquel paso se hiciera transitable, una nueva tormenta amenazaba por el este. Así qué nuestro conductor nos ha llamado y coreándole todos a una, hemos cruzado sanos y salvos.
Un par de horas después hemos llegado al hostal, en medio del desierto y nos hemos dado un homenaje con una cena rica, rica.
Y ahora… a descansar, que mañana nos esperan las dunas.
PD: tener wifi en medio de la nada ya es increíble… Pero no nos da como para colgar fotos. Espero que las palabras os permitan imaginarlas…
Bsins,
RoChi

De camino a Fez

La noche transcurrió entre música y oraciones y terminó regalándonos una impresionante tormenta. Como buenas frikis sacamos las cámaras, montamos e improvisamos trípodes y disparamos aquí y allá, a la caza del rayo perfecto. Coreando a la cámara con cada disparo y celebrando las fotos ganadoras. Ni que decir que no fuimos las únicas en salir a fotografiar la tormenta.
A la hora del desayuno y siguiendo las indicaciones de nuestro jefe equipo, tomamos un frugal desayuno. El camino hasta Fez iba a ser largo y no sabíamos cuando íbamos a parar a comer…
La carretera se fue dibujando entre tierras de cultivo de las que iban recogiendo los últimos frutos…, eucaliptos que franqueaban el camino y verdes montes.

image

Un cúmulo de gente llama nuestra atención y decidimos parar. Es día de mercado. Atención!!! Los sensibles de estómago no sigáis leyendo…
Digamos que… el mercado está montado sobre una gran capa de mierda formada por excremento de animales (de cuatro y quizá de dos patas… A saber!), restos de verduras y restos de animales recién sacrificados… Como las decenas de gallinas, que acurrucadas y de mirada triste, iban cogiendo y metiendo en agua hervida para luego ser sacudidas por una especie de torno que las iba despojando de sus plumas… Ay que me las quitan de las manos!!

image

image

Os aseguro que no salía uno con hambre, de aquel lugar…
Seguimos el camino durante kilómetros, entre curvas y baches y finalmente paramos en un restaurante de carretera. Y habiendo olvidado lo visto, vivido y olido en el mercado… nos hemos metido entre todos 4 kilos de ternera y cordero… Ay!, qué débil es la memoria para lo que quiere…
Reanudamos el camino y tras una hora larga, llegamos a Fez. Un enjambre humano… Un guía nos ayudará a movernos por la ciudad. Primero vamos a una fábrica de cacharros de arcilla gris, cuya principal característica es que no tiene plomo, lo que la hace ideal para el uso doméstico. Y terminamos en un lugar donde tratan y tiñen pieles. Para ello utilizan caca de gaviota… Como veis aquí todo es natural!

image

image

Un paseo por callejuelas imposibles por la Medina, y llegamos a nuestro microbús para por fin hacer parada en el hotel.

image

Reparto de llaves, dejar las maletas y adecentarnos un poco es todo lo que hacemos para volver a reunirnos y salir a cenar.
Tras recorrer un buen tramo de callejuelas estrechas, oscuras en algunos momentos y malolientes en otros… Llegamos al restaurante. Una auténtica cueva de Alí Baba en contraste con las calles que la rodean.
Entre risas y charlas comemos como reyes, terminando con el típico té.
Y de vuelta al hotel…
Ahora a descansar, que mañana empieza lo realmente bueno…
Buenas y mágicas noches!
Bsines,
RoChi

Anteriores Entradas antiguas